Diferencia entre cuenta corriente y cuenta de ahorro

Al momento de recurrir a una entidad bancaria, esta suele ofrecer una serie de opciones para que el individuo maneje su dinero, siendo la cuenta corriente y la de ahorro, dos de las más populares. Ciertamente, en ocasiones es posible ver grandes similitudes entre estos tipos de cuentas; sin embargo, existe cierta diferencia entre cuenta corriente y cuenta de ahorro, la cual debe conocerse, para así poder escoger correctamente entre una y la otra.

¿De qué se trata la diferencia entre cuenta corriente y cuenta de ahorro?

Antes que nada, es importante saber las definiciones y conceptos relacionados a estos dos tipos de cuenta; en este sentido, se debe aclarar que la cuenta corriente es aquella en la que el propietario podrá depositar todos sus fondos y luego, administrarlos en su día a día, de la manera en que desee.

Por su parte, la cuenta de ahorro es otro producto ofrecido por el banco, en el que su propietario podrá depositar dinero de forma regular, con el objetivo de ahorro. Ciertamente, el individuo podrá utilizar en cualquier momento el dinero depositado; pero si este se mantiene en el banco, se irá generando un porcentaje de rentabilidad.

Ahora bien, entre las diferencias más notables que existen entre las cuentas de ahorro y corrientes, son:

La cuenta corriente se vincula a la nómina

Se trata de una de las diferencias más relevantes, pues en la mayoría de las profesiones y ocupaciones, la remuneración puede obtenerse de forma electrónica, a través del banco. Y para ello, es posible utilizar la cuenta corriente, de esta forma se pueden pagar facturas, cuentas y deudas, por vía electrónica.

La cuenta de ahorro genera intereses

Esta puede ser una ventaja si se desea ahorrar a largo plazo, pero no siempre resulta tan rentable, puesto que el interés suele ser hasta un 3% anual. Por lo tanto, se debe ahorrar una cantidad grande para ver rentabilidad.

No se puede retirar todo el capital de una cuenta de ahorro

Para comprender mejor esto, se debe saber que a diferencia de las cuentas corrientes, para retirar todo el fondo de una cuenta de ahorro en ocasiones es necesario realizar una solicitud previa al banco; claramente, esto dependerá del fondo a retirar.

Las cuentas corrientes cobran comisiones

Bien sea por uso o mantenimiento, pero se trata de un factor que no suele verse en las cuentas de ahorro. Cabe mencionar que, la comisión por uso suele aplicarse en la realización de transferencias. Asimismo, se debe añadir que en ocasiones es posible encontrar entidades bancarias que apliquen comisiones en las cuentas de ahorro.

No se usan los mismos medios para retirar fondos

Con las cuentas de ahorro, es posible hacer retiros por medio de cheques, tarjetas de crédito (asociadas a la cuenta), o transferencias. Mientras que, con las cuentas corriente es posible hacer retiros en cajeros, o por medio de tarjetas de débito, transferencias, cheques, entre otros.

Ventajas y desventajas de la cuenta de ahorro

Ciertamente, la cuenta de ahorros presenta sus propias ventajas y desventajas, siendo aspectos que deben conocerse con anterioridad; para así poder determinar si realmente se desea tener este tipo de cuenta bancaria.

Ventajas

En lo que se refiere a ventajas y beneficios, es posible encontrar una extensa cantidad; sin embargo, entre los aspectos más relevantes, destacan los siguientes:

  • Ahorrar de forma segura: En muchas ocasiones es recomendable ahorrar el dinero en el banco, puesto que dentro de este tipo de entidad existe un nivel de seguridad, que no es posible hallar en el hogar o en otros sitios.
  • Rentabilizar el capital: El porcentaje de interés ofrecido por las entidades bancarias en las cuentas de ahorro, es relativamente útil. Todo esto se debe a que, a pesar de que no es tan alto, ofrece cierta capacidad de rentabilizar el capital, lo cual puede ser de utilidad si se desconoce en qué invertir.
  • Ahorro en monedas extranjeras: En ocasiones es posible ahorrar en monedas extranjeras y esto, es algo ofrecido por una cantidad determinada de bancos. Claramente, para optar por esta ventaja se debe cumplir con una serie de requisitos y condiciones.

Desventajas

De la misma manera en la que se pueden encontrar beneficios significativos en las cuentas de ahorros, también es posible hallar desventajas; ciertamente, estas son limitadas, pero pueden llegar a ser determinantes para la decisión de abrir o no, una cuenta de este tipo.

En este sentido, las desventajas más llamativas son:

  • Vinculación a tarjetas de crédito o débito: Dependiendo del uso destinado a la cuenta, será posible o no, vincular una tarjeta a los fondos que se tienen.
  • Mantener un monto mínimo: En ocasiones, algunos bancos exigen que se tenga un monto mínimo de ahorro, de lo contrario se aplicarían comisiones.
  • Baja rentabilidad: El ahorro para rentabilizar es una actividad poco recomendable, sobre todo en lo que se refiere a cuentas de ahorro. Todo esto se debe a que, las comisiones ofrecidas son muy bajas. Por lo tanto, es mejor invertir.

Ventajas y desventajas de la cuenta corriente

Por su parte, las cuentas corrientes también poseen sus propias características positivas y negativas, las cuales se recomienda conocer con anterioridad (al igual que con la cuenta de ahorro).

Ventajas

En lo que se refiere a ventajas y beneficios, las cuentas corrientes tienen una gran cantidad, motivo por el que muchas personas poseen este tipo de contratos con el banco. Ahora bien, entre las ventajas más llamativas se encuentran:

  • Permiten pagar bienes, servicios, facturas y hacer compras online.
  • Pueden vincularse con la nómina, para así recibir el pago en divisa electrónica directamente.
  • Es posible asociar una tarjeta de crédito o débito a las cuentas corrientes.
  • Pueden ser aperturadas por cualquier tipo de persona, siempre y cuando cumpla con los requisitos.
  • Se pueden hacer depósitos, retiros en cajeros, así como también cheques, transferencias, entre muchos otros.

Desventajas

Por su parte, este tipo de cuenta bancaria también posee sus propias desventajas, las cuales también deben conocerse. En este sentido, las más relevantes a tener en cuenta son las siguientes:

  • Cobran comisiones por mantenimiento y operación: Se trata de un factor que suele verse en casi todas las cuentas corrientes; sin embargo, el porcentaje de comisión puede ser menor o mayor en algunas instituciones.
  • Existe un límite de retiro: Esto suele verse únicamente en los cajeros o taquillas bancarias; sin embargo, el límite es sólo diario.
  • Si no se mantiene el mínimo de saldo, las comisiones aumentan: Se debe saber que esto puede variar con cada entidad bancaria, pero casi siempre suele aplicarse.

¿Cómo saber qué tipo de cuenta escoger?

Escoger una cuenta bancaria puede ser más sencillo de lo que parece, esto se debe a que para hacerlo se debe tener en cuenta una distinta cantidad de factores, tal y como: la utilidad que tendrá la cuenta, para qué se necesita, entre otros. Asimismo, también se deberán considerar las posibilidades y limitaciones que ofrecen ambos tipos de cuenta.

Por su parte, otro punto clave que se recomienda evaluar, es el porcentaje de comisiones que cobran las distintas entidades bancarias, ya que se trata de algo que afecta directamente al propietario. Cabe mencionar que, en lo que se refiere a instituciones bancarias de España, es posible encontrar muchas opciones y vale la pena analizar lo que ofrecen.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here