El riesgo de las hipotecas

Tener una hipoteca puede ser de utilidad para recibir liquidez en situaciones muy necesarias; sin embargo, el riesgo de las hipotecas es un factor que debe tenerse en cuenta en todo momento. Esto se debe a que, puede ocasionar graves pérdidas para los tomadores del contrato.

Por lo tanto, si se desea evitar las complicaciones que pueden relacionarse a los créditos hipotecarios, es recomendable conocer algunos aspectos de interés; de esta forma, se estará preparado para cualquier situación que pueda ocurrir relacionada al contrato.

¿Qué son las hipotecas?

Una hipoteca es un contrato que se establece entre un tomador y una entidad bancaria, esto con el objetivo de que el tomador reciba una suma de dinero en forma de préstamo, la cual deberá ser pagada en una determinada cantidad de tiempo; pero para garantizar esto, el tomador debe establecer un bien propio como garantía.

De esta forma, si se incumpliese con el contrato, la entidad que ha hecho el préstamo, podrá subastar el bien y cobrar la deuda.

Riesgo de las hipotecas: ¿Qué ocurre si no se cumple con el contrato?

Como bien se ha explicado anteriormente, todo contrato de hipoteca debe contar con un bien que actúe como garantía; esto con el objetivo de que la entidad que ha hecho el préstamo, pueda recuperar su capital por medio de la subasta del bien hipotecado; siendo este el riesgo principal de las hipotecas.

Ciertamente, en el contrato se establece una distinta cantidad de cláusulas, las cuales deben ser leídas detenidamente por el tomador, ya que al firmar está aceptando cada letra del contrato. Ahora bien, entre los riesgos de las hipotecas, es posible encontrar a los siguientes:

Desalojo

Si lo que se ha hipotecado es una vivienda, entonces se debe saber que al incumplir con el pago de la hipoteca, se recibirán distintas cartas y notificaciones legales, las cuales si no son atendidas, culminarán en una carta de desalojo por incumplimiento con el contrato. En dicha carta se establece el periodo que posee el individuo para desocupar el hogar y dejarlo disponible para que la entidad lo subaste.

Pérdida de bienes

Después de que la entidad toma la propiedad hipotecada, esta se encarga de subastarla en el mercado; de esta forma, puede cobrar la deuda. Por lo tanto, es allí cuando el tomador experimenta la pérdida de bienes.

Cabe mencionar que en ocasiones, es posible que el valor de la propiedad hipotecada haya disminuido, o no sea suficiente para saldar la deuda, y es en estos casos donde la entidad podría reclamar cualquier otro bien del tomador.

Recomendaciones para prevenir los riesgos de los créditos hipotecarios

Solicitar un crédito hipotecario puede ser necesario en distintos casos; sin embargo, se trata de un contrato que tiene una validez inmutable, por lo que no siempre pueden realizarse modificaciones posteriores y las que pueden hacerse, son bastante limitadas.

Por lo tanto, es necesario conocer cuáles son las recomendaciones que se deben considerar para evitar los riesgos de estos contratos, entre estas se destacan:

Buscar asesoría legal

Antes, durante y luego de la firma de un contrato de hipoteca, es recomendable buscar asesoría legal, esto debido a que así es posible conocer mejor la posición en la que se está, los riesgos que se están aceptando, entre otros aspectos. De esta forma, se podrían evitar complicaciones y/o malentendidos.

Evaluar otras opciones

Las hipotecas no son los únicos medios que existen para recibir un préstamo, puesto que son muchos los tipos de préstamos que existen. Por lo tanto, se recomienda evaluar las demás opciones que existen para obtener créditos.

Utilizar el crédito de forma inteligente

En caso de que ya se haya firmado el contrato de hipoteca y se desee evitar los riesgos de este, es recomendable utilizar el crédito recibido de forma inteligente; evitando los gastos innecesarios y en su lugar invertir, bien sea en un negocio propio o en algún instrumento financiero que pueda resultar rentable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here