¿Merece la pena tener una cuenta de ahorro en la actualidad?

Una cuenta de ahorro es un producto ofrecido por entidades bancarias, el cual esta destinado al ahorro de fondos; sin embargo, su característica más relevante es que, con el depósito y el mantenimiento del capital en la cuenta, el banco ofrece un porcentaje de interés al propietario. Ciertamente, este fue uno de los motivos por el que, muchas personas decidieron empezar a ahorrar en este tipo de cuenta, pero en la actualidad habiendo opciones mejores, es normal cuestionarse si merece la pena tener una cuenta de ahorro.

¿Qué es una cuenta de ahorro?

Como bien se ha mencionado, una cuenta de ahorro es un producto ofrecido por las entidades bancarias, el cual se caracteriza por estar diseñado para almacenar fondos a largo plazo. Ciertamente, el propietario está en la capacidad de retirar su capital en cualquier momento, a través de los medios ofrecidos por el banco (transferencias, cheques, tarjetas de crédito asociadas o de débito).

Sin embargo, si mantiene sus fondos en la cuenta durante un año, el banco premiará la confianza con un porcentaje de interés, aplicado al capital del individuo.

¿Para qué sirve una cuenta de ahorros?

La utilidad principal de una cuenta de ahorro, es almacenar el dinero en un lugar seguro. Sin embargo, anteriormente muchas personas recurrían a este tipo de cuenta, con el objetivo de generar ingresos pasivos con el porcentaje de interés, que caracteriza a estas cuentas bancarias.

Pero, lo cierto es que utilizar las cuentas de ahorro como método para generar ingresos es poco rentable, ya que el porcentaje no es tan alto y el tiempo que se toma para dar frutos es bastante largo. Es por ello que, aquellos que realmente desean multiplicar su capital, optan por invertir.

¿Qué otros tipos de cuenta existen?

Existen varios tipos de cuentas bancarias, los cuales se enfocan a satisfacer las necesidades e intereses de las personas. Por lo tanto, si la cuenta bancaria que se tiene no es suficiente, o si se está pensando en abrir una cuenta bancaria por primera vez, entonces vale la pena conocer qué opciones se tienen.

En este sentido, los tipos de cuentas más utilizados son:

  • Cuentas corrientes: Se trata de la cuenta bancaria más utilizada, puesto que está diseñada para cumplir con funciones importantes, como pago de servicios, realización de transferencias, entre otros. Por lo tanto, las cuentas corrientes, suelen ser las primeras que abren las personas.
  • Cuentas de ahorro: Por su parte, las cuentas de ahorro (son las que se discute en este tema) son aquellas destinadas al almacenamiento de fondos, suelen utilizarse para guardar fondos de emergencia, u otros.
  • Cuentas nómina: Este tipo de cuenta está diseñada para vincularla a la nómina de trabajo, por lo que al momento de recibir el salario, este será pagado directamente a la cuenta bancaria. Cabe mencionar que ofrece sus propios beneficios, uno de ellos es que el banco no cobra ninguna comisión por el mantenimiento de la cuenta y si se aplicase, sería bastante baja.
  • Cuentas para empresas: Es la cuenta bancaria diseñada para compañías y empresas; el propietario puede elegir si desea que sea de ahorro o corriente. Ahora bien, lo que diferencia este tipo de cuenta de las demás, es que sus márgenes de movimientos son más altos, es decir que es posible realizar transacciones con más dinero del que permitiría una cuenta para personas.
  • Cuenta de valores: Se trata de un tipo de cuenta ofrecida en algunos bancos, ideal para las personas que se encuentran invirtiendo o que desean invertir, puesto que con ella es posible depositar acciones, títulos o bonos. Además, con este tipo de cuenta es más sencillo realizar compra de títulos y venta de los mismos; sin embargo, podría no ser tan útil en algunos mercados.

¿Merece la pena tener una cuenta de ahorro actualmente?

Como bien se ha mencionado, una cuenta de ahorro sirve para almacenar dinero a largo plazo, aunque este puede ser utilizado en cualquier momento. Sin embargo, son específicos los casos en los que este tipo de cuenta es realmente útil, es por ello que es necesario conocer en qué condiciones merece la pena tener una cuenta de ahorro, y en cuales no.

En este sentido, los casos en los que se suele recomendar tener una cuenta de ahorro, se encuentran los siguientes:

  • Cuando se desea guardar dinero para comprar algún bien.
  • En caso de que se desee ahorrar para viajar o ir de vacaciones a algún sitio turístico, bien sea internacional o no.
  • Si se desea tener un fondo de emergencia, el cual sirva para cubrir gastos médicos inesperados, o cualquier otro tipo de circunstancia imprevisible.
  • Otros.

¿Qué cuenta bancaria tener?

Es verdad que las cuentas de ahorro pueden ser de gran utilidad en determinados casos; sin embargo, si se está dudando sobre qué cuenta bancaria abrir, entonces es recomendable conocer que cada cuenta está diseñada para cubrir determinadas funciones y en base a ello, es que se debe elegir. De esta forma, será posible tener la cuenta que se necesita y no se tendrán complicaciones relacionadas a la misma.

Por lo tanto, vale la pena recordar que:

  • La cuenta de ahorro está diseñada para guardar dinero a largo plazo, no para multiplicarlo.
  • La cuenta corriente está hecha para poder realizar pagos y transacciones básicas, útiles en el día a día.
  • La cuenta nómina sirve para cobrar directamente en dinero electrónico; además, permite realizar algunas operaciones.
  • La cuenta de empresas es ideal para realizar grandes movimientos monetarios, necesarios para aquellas personas que poseen un negocio o compañía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here