Opciones para pedir un préstamo al banco

Los bancos son entidades indispensables en el día a día de todas las personas, incluso se podría decir, que si los bancos no existieran, el mundo sería totalmente diferente. Ahora bien, entre las tantas utilidades que ofrecen los bancos, se encuentra la opción de solicitar préstamos, pero eso no es todo, pues existen diferentes formas en las que un banco puede realizar un préstamo, lo que otorga muchas opciones al momento de necesitar dinero con o sin urgencia.

¿En qué casos se recomienda pedir un préstamo al banco?

En qué casos se recomienda pedir un préstamo al banco

Siempre hay que recordar, que al solicitar un préstamo, este deberá ser pagado con intereses, por ende, solamente se recomienda solicitar préstamos en caso de urgencias, o en aquellas situaciones en donde se le vaya a sacar un mayor provecho al préstamo. Un claro ejemplo de esto último, sería solicitar un préstamo para empezar un negocio; pues al final, serán las ganancias del negocio quienes terminen pagando el préstamo.

De igual manera, los préstamos pueden ser una buena opción para completar el capital para hacer una adquisición mayor; un claro ejemplo de esto ocurre, al querer comprar una casa, y no contar con todo el capital necesario para hacerlo, en estos casos, los préstamos son una excelente opción, siempre y cuando se puedan pagar las cuotas del mismo.

En conclusión, lo mejor es evitar los préstamos, pero sin la situación lo amerita, entonces se puede recurrir a ellos; siempre y cuando se tenga la capacidad de hacer los pagos correspondientes.

Opciones para pedir un préstamo al banco: ¿Cuál elegir?

Opciones para pedir un préstamo al banco: ¿Cuál elegir?

Si se necesita dinero, y se tiene una cuenta bancaria, entonces se tiene la opción de solicitar un préstamo al banco en donde se tenga la cuenta; sin embargo, también es importante saber, que dependiendo del tipo de préstamo que se desee solicitar, será necesario contar con ciertos requisitos o documentos.

Ahora bien, en general, los préstamos que se les puede solicitar a un banco son los siguientes:

Créditos

Esta es sin duda alguna la manera más simple de pedir a un préstamo al banco, y es que cuando se utiliza la tarjeta de crédito, básicamente se le está pidiendo un préstamo al banco, el cual es entregado instantáneamente, y debe ser pagado a final de mes (en su totalidad o parcialmente).

Ahora bien, si se tiene un día a día muy ajustado económicamente, lo mejor es contar con una tarjeta de crédito, pues en caso de no tener el dinero suficiente para terminar de pagar algunas cosas, la tarjeta de crédito saldrá al rescate, otorgando el dinero que se necesita para pagar todo como se debe.

Para solicitar una tarjeta de crédito, solamente hace falta tener una cuenta bancaria y tener movimientos en la misma; con esto, es más que suficiente para acercarse a alguna sucursal del banco de preferencia y hacer la solicitud de la tarjeta de crédito. El banco hará una evaluación, y si ve correspondiente, hará la entrega de la tarjeta de crédito, la cual tendrá un monto límite, que se encontrará estrechamente ligado a los movimientos mensuales que se tengan en la cuenta bancaria que se tenga en el banco.

Préstamos sin aval

Son aquellos préstamos que se piden directamente al banco y que no representan un monto significativo. En este sentido, son préstamos que no suelen superar los 1000 o 3000 euros. Básicamente, lo único que se debe hacer para solicitar un préstamo de esta clase, es ir al banco, llevar la documentación necesaria, aceptar los términos y listo.

Es importante destacar, que la entidad bancaria evaluará la documentación entregada, que casi siempre incluye constancia de trabajo, estado de cuentas, y declaración de impuestos. Con esta información, sabrán si la persona interesada realmente tiene la capacidad de pagar el préstamo solicitado.

Normalmente, estos préstamos son sin aval, que es igual, a no tener que dar nada de garantía a cambio del préstamo.

Préstamos con aval

Son préstamos básicos, pero la diferencia se encuentra, en que se debe dejar una garantía al banco. Es por ello, que con estos préstamos se puede solicitar una mayor cantidad de dinero; sin embargo, en caso de incumplir con los pagos, el banco se quedará con la propiedad que se haya dejado en garantía.

Se puede decir, que esta clase de préstamos se asemejan mucho a cuando se empeña un objeto, con la diferencia, en que en este caso, la persona que solicite el préstamo puede continuar usando la propiedad, y en caso de incumplir, es que pierde la propiedad que haya dejado en garantía.

Estos préstamos son lentos, pero permiten obtener cantidades considerables de dinero, por otra parte, normalmente estos préstamos se pueden pagar en cuotas.

Hipotecas

La última opción que se tiene para solicitar préstamos a un banco, es por medio de las hipotecas. Las hipotecas, son una especie de financiación, en donde al igual que en los préstamos con aval, se debe dejar una propiedad en garantía, para poder solicitar el préstamo.

La diferencia acá se encuentra, en que la cantidad que puede dar el banco, puede superar fácilmente los 100.000 euros, aunque para lograr obtener una hipoteca en España, hay que dar información sobre para que se utilizará el dinero, así como también, tener parte del capital para lo que se desee la hipoteca.

Esto es igual, a que si se necesitan 200.000 euros para abrir un negocio, y se dejará una casa como aval, será necesario que el interesado también tenga parte de esos 200.000 euros, y que la casa valga más de 200.000 euros. Con esto, el banco entregará parte de los 200.000 euros, y quien lo haya solicitado, deberá completar con su propio dinero, para llegar a los 200.000 y poder iniciar su negocio.

Obviamente, la cantidad de documentos que se necesitan para pedir una hipoteca es enorme, asimismo, es un proceso que puede tardar meses, dependiendo de la entidad bancaria. Esto sin mencionar, que se necesita tener un buen historial crediticio.

¿Cuál de todos los préstamos se recomienda solicitar?

Cuál de todos los préstamos se recomienda solicitar

Esto es algo que depende de las necesidades que se tengan; es decir, si solamente no se tiene el dinero suficiente para cubrir ciertos gastos, lo mejor es recurrir a tarjetas de créditos; en caso de necesitar una suma de dinero considerable y tener las tarjetas de crédito al límite, se puede optar por un préstamo sencillo o un crédito rápido.

En caso de necesitar una suma más considerable, lo mejor es adquirir una hipoteca o dar un aval a cambio de un préstamo.

En cualquiera de los casos, es importante leer los términos y condiciones del contrato a firmar, pues dependiendo del banco, estos pueden cambiar y ser más o menos beneficiosos para el cliente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here